viernes, 9 de septiembre de 2011

Investigación sobre la Escala Cincuentamilesimal

Dr.Enrique Andino Pavlovsky
Dra.Florencia Schrager

Resumen:

El trabajo consta de cuatro aspectos:

a)    El estudio cronológico de la obra de Hahnemann en lo concerniente a la preparación y aplicación de los medicamentos  dinamizados para intentar comprender porqué llega a esta escala.
b)    La revisión propiamente dicha sobre el modo de preparación de la escala LM y sus diferencias y ventajas con respecto a la escala centesimal.
c)    Actualidad sobre el modo de aplicación de la escala según distintas experiencias en Ecuador, España y Argentina.
d)    Casos de la práctica.

Summary:

This study focuses on four issues:

a)    A chronologic analysis on Hahnemann’s work on the preparation and use of dynamized medicine, which may help to understand why he got to the LM scale
b)    A description of the preparation of dynamized medicine employing the LM scale and its comparison with the centesimal scale
c)    Current approaches to use based on practice and experience in Ecuador, Spain and Argentina.
d)    Clinical cases



Corría febrero de 1842 cuando el maestro escribía a su editor desde París, “he terminado después de diez y ocho meses de trabajo, la sexta edición de mi Organon, la que más se aproxima a la perfección entre todas”. En ésta, Hahnemann nos legaba “su nuevo y perfecto método modificado” para la preparación de los medicamentos homeopáticos.

Pasaron casi 80 años hasta la publicación de esa edición, un largo tiempo en el cual se desarrolló gradualmente la experiencia con la escala centesimal. Pensamos que ésta es en gran parte la causa por la cual pocos homeópatas no utilizan la escala a la cual había arribado Hahnemann luego de todo un proceso que, como veremos, siempre tuvo un hilo conductor, una clara idea de producir el menor efecto primario que fuera posible, logrando la curación por el camino más corto, de modo suave y duradero.

Ahora bien, estudiar profundamente a  Hahnemann de un  modo cronológico, nos permite apreciar el desarrollo paulatino y gradual de su pensamiento; y poder apreciar mejor los “porqué”.                                                              

Ya en 1789, en el Tratado de las Enfermedades Venéreas, antes de descubrir la ley de la similitud, Hahnemann da a conocer un método de preparación del mercurio con la intención de atenuar los fuertes efectos tóxicos del mismo, el Mercurio atravesaba procesos de conjugación, precipitación y purificación para lograr por fin el Mercurios Solubillis, el cual administraba hasta inducir la reacción de fiebre mercurial.

Ensayo sobre un nuevo principio (1796)
Primer trabajo donde enuncia la Ley de Similitud

En todos los casos que enumera en este escrito, habla de dar en  dosis mínimas las sustancias, como así también  las ventajas en relación a las dosis no tan débiles o moderadas…

Da varios ejemplos, entre ellos;  dice que el árnica aplicado muy eficazmente en las diarreas más rebeldes, debe ser administradlo en dosis tan mínimas de modo tal que no aumente de forma evidente las evacuaciones”. Como vemos ya estaba haciendo observaciones del efecto primario de los medicamentos tendiendo a reducir la cantidad para que éste fuera el menor posible.

En la primera edición del Organon, de 1810, parágrafo 247,  habla  de dar  la menor dosis posible y dice lo siguiente:

“Quiero señalar que los seres humanos tienen medidas muy distintas para valorar lo grande y lo pequeño según su cultura, que a algunos, ya el numero de millas que circunda nuestro pequeño planeta les parece algo monstruoso y que no se les puede ni hablar de los cuatrillones ni quintillones de geodestas (medida que se aplicaba para medir las grandes distancias de la tierra, como su diámetro, etc.) que separan a los innumerables soles de la creación infinita.”

“Uno encuentra personas igualmente limitadas que no valoran nada que no llene al menos un puño, y ponderan las cosas por su peso mercantil en lugar de por la fuerza autentica que reside en ellas.”

“El concepto de la división implica que no podemos empequeñecer parte alguna  tanto que deje de ser algo y que deje de participar de las propiedades completas del todo.” (Año 1810)

Quinta edición del Organon: Las grandes diferencias  entre ésta y la 6ta. Edición, están dadas fundamentalmente por el modo de preparación de los medicamentos y el cómo administrarlos.

Parágrafo 246 de la quinta edición
Condiciones  para el método de aplicación de los remedios homeopáticos
“La primera, que la elección del medicamento sea perfectamente homeopático bajo todo los aspectos, la segunda; que se administre la dosis mas pequeña, la que es menos susceptible de desordenar la fuerza vital, conservando, no obstante, bastante energía para modificarla convenientemente; y que esta débil, pero eficaz dosis, se repita en los intervalos que la experiencia enseña y conviene mejor para acelerar cuanto sea posible la curación.”

Luego en el Tratado de las Enfermedades Crónicas, 2º Edición (1835)

Párrafo 222: Nos enseña sobre la 3 faltas capitales:    

En general, el médico, no puede cometer otras faltas mucho mayores que, primero, considerar pequeñas las dosis que fueron moderadas por mí para cada medicamento antipsórico de acuerdo a múltiples ensayos e incluso a través de experiencias precisas; segundo, la desacertada elección del medicamento; tercero, la precipitación de no dejar actuar lo suficiente a cada dosis (esta es el concepto de segunda prescripción clásico)

Párrafo 223: “Yo agregaría solamente que uno no desacertaría al prescribir dosis mas pequeñas aún (si fuera posible) que las que yo mismo he indicado.”
“Estas producen todo lo bueno que puede esperarse…”

 (Esto muestra la tendencia en Hahnemann hacia la menor cantidad posible, aún más pequeña que la que él mismo hubiera podido preparar)

Es muy interesante como considera una enfermedad desemajente a aquella que surge de una dosis  demasiado grande:

Párrafo 219
Esta dosis del medicamento antipsórico, aunque elegida de manera homeopática fue demasiado grande, y es de temer que con ella no se alcance ninguna curación…la semejanza es anulada por los otros síntomas desarrollados por el medicamento con su violencia, se fija entonces en lugar de la enfermedad natural, una enfermedad desemejante, por cierto mayor y mas molesta.

Párrafo 221 Habla de cómo paralizar el tempestuoso ataque de una dosis demasiado grande, de un remedio por otra parte homeopáticamente acertado, remedio que fue dañino solo por su intensidad.

Párrafo 229-nota 1-cuando se hizo una elección ajustada homeopáticamente del antipsórico, y la dosis fue apropiadamente moderada, estos ataques se vuelven mas y mas raros, mas y mas débiles, a medida que continua la acción; mientras que, cuando la dosis fue demasiado grande, en cambio, los días siguientes, estos van siempre aumentando de frecuencia e intensidad y con gran detrimento para el enfermo.

Vuelve a referirse a los efectos perjudiciales de una dosis demasiado grande en la 6ª.Edición del Organon, párrafo 276:   

“Un medicamento, aun cuando sea homeopáticamente apropiado al caso patológico, hace daño con cada dosis que se administre si ésta es demasiado grande
     Por regla general, la administración en grandes dosis de un medicamento homeopático elegido con exactitud, y sobre todo cuando se repite con frecuencia pone en peligro la vida del paciente y hace su enfermedad casi incurable.”

En los párrafos 253, nota 138- y en  275 y  276 habla del daño que producen las grandes dosis;

…“después que el medicamento homeopático haya sido administrado en dosis suficientemente pequeña (tan pequeña como sea posible) Una dosis mas fuerte que lo necesario, aun del remedio mas homeopático, obra con demasiada violencia y produce en seguida una alteración muy grande y prolongada…

Párrafo.275: “..si se da una dosis demasiado grande, de un medicamento que pudo haberse elegido muy homeopáticamente, no obstante el carácter beneficioso de su naturaleza, resultará perjudicial por su cantidad y por la impresión innecesaria

Es de gran importancia lo que Hahnemann explica en los siguientes pasajes:

Párrafo 230-nota 1

“Se requiere un gran esfuerzo para creer que una pequeñez tal, una dosis tan extraordinariamente pequeña sea capaz de producir el menor efecto en el organismo, menos aún contra enfermedades crónicas tan extraordinariamente grandes…sin embargo este principio no es de esos que uno debe entender ni tampoco de aquellos para los que reclamo una fe ciega. Yo incluso no lo entiendo, pero me es suficiente el hecho, de que sea así y no de otra manera. Es la experiencia la que lo dice,  y yo le creo más que a mi inteligencia.”

“Quien no quiera imitarme así exactamente, dejará sin solución esta gran tarea, y también dejará sin curar las importantes enfermedades crónicas. No tengo nada más que decir sobre este tema.”

Pensamos que esta idea del maestro aún cuando todavía no había desarrollado la escala LM,  es lo mismo que hubiera dicho en relación a ésta.
 
Ahora pasamos a la 6º Edición del Organon de la Medicina, donde Hahnemann desarrolla el modo de preparación y uso de la escala cincuentamilesimal.

Párrafo 270.Con el fin de obtener lo mejor posible este desarrollo de poder, por medio de estas manipulaciones de las drogas (trituraciones, diluciones, sucuciones)…se obtienen preparaciones que solo de este modo, alcanzan capacidad completa para influenciar forzosamente las partes que sufren del organismo enfermo.

No vamos a describir detalladamente la técnica porque entendemos que ya es conocida por todos ustedes, pero si vamos a poner acento en las diferencias  en la preparación de las dos escalas.

1)    En LM todas las sustancias pasan por la trituración tanto las solubles como las insolubles.

2)    las  dinamizaciones LM se conservan en glóbulos y las centesimales en medio líquido, esto último trae como consecuencia la evaporación paulatina de las potencias con la consiguiente concentración de la cantidad de medicamento.

3)    En LM las sucusiones en cada paso de dinamización siempre son 100, en la centesimal varían según la farmacopea.

4)    Otra diferencia tiene que ver con la exactitud en la progresión del desarrollo de poder. En la escala LM,  el proceso es totalmente manual a diferencia de la escala centesimal, donde en especial a partir de la trigésima potencia  se progresa con dinamizadores mecánicos en donde intervienen una serie de parámetros que varían de una máquina a la otra, a saber: RPM del rotor, tamaño del bulbo, forma y dimensiones de la paleta que gira,  cantidad de fluído por unidad de tiempo. Pensamos que en LM esto asegura una progresión suficientemente exacta de la fuerza medicamentosa, que en centesimal en altos niveles de dinamización (10.000, 50.000 o más) en más probable que haya variaciones del poder medicinal según se utilice uno u otro dinamizador.


5)    La proporción es diferente, desde uno en 100 a uno en 50 mil. En relación a este punto, transcribimos a continuación lo que Hahnemann explica en la nota 155 al parágrafo 270


“La relación muy desproporcionada entre el medicamento y el medio de dilución, muchas sacudidas al frasco, puede determinar un desarrollo mucho más grande de poder.”

“Pero si el medio diluyente es de 1/100, obra con una violencia furiosa, aun peligrosa sobre todos los pacientes débiles que no tienen una reacción duradera y moderada del principio vital.”

“Pero el método descripto por mí, al contrario, produce medicamentos de gran poder y de acción mas moderada, que sin embargo, si están bien elegidos, impresionan curativamente todas las partes del cuerpo que sufre.”

Todo este comentario concluye en las palabras de Hahnemann en:

Nota 156 al parágrafo 270

“Por medio de este método de dinamización (la preparación obtenida de este modo, he encontrado después de muchos experimentos y contra experimentos que es la mas poderosa y al mismo tiempo de acción mas moderada, es decir, como la mas perfeccionada), la parte material del medicamento disminuye 50 mil veces con cada grado de dinamización, y no obstante, aumenta su poder de manera increíble.”

Podríamos decir que el método de preparación en LM tiene un doble resultado, en primer lugar la relación de desproporción entre sustancia y medio diluyente brinda un espacio para la dinamización que es en proporción mucho mayor al que sucede en la progresión centesimal, lo que permite un gran desarrollo de poder y por otro reduce drásticamente la cantidad de sustancia, lo que en conjunción logra una acción primaria profunda y casi imperceptible al mismo tiempo.

Fundamento  del método plus:

Parágrafo 246
Condiciones:

1)    el medicamento elegido con el mayor cuidado perfectamente homeopático

2)    si el medicamento ha sido administrado  en alta potencia, disuelto en agua y en pequeña dosis apropiada según la experiencia haya enseñado como la mas conveniente, y a intervalos definidos para que la curación se efectúe mas rápida, pero con la precaución de que el grado de dinamización de cada dosis se diferencie algo de la que le precede y de la que le sigue.

El método plus permite repetir el medicamento frecuentemente y de este modo acelerar los tiempos de curación.

“…. si la dosis siguiente es modificada ligeramente cada vez, de dinamización mas alta, entonces el principio vital puede ser influenciado sin ninguna dificultad por el mismo medicamento (la sensación patológica disminuye) y de este modo la curación es mas pronta.

En el uso de la LM tanto para dosis única como para método plus, siempre se aumenta gradualmente la potencia, nunca se repite la potencia sin modificar, a diferencia del concepto previo de segunda prescripción, que más tarde refrenda Kent en su Filosofía de la Homeopatía.
Forma de administración: Potencia – Dosis

Parágrafo 275: la conveniencia de un medicamento para un caso patológico dado, no depende solo de su exacta elección homeopática, sino también de la cantidad apropiada, o mejor dicho, de la pequeñez de la dosis.

En el momento de prescribir un medicamento en LM son claramente dos aspectos que debemos elegir de acuerdo a algunos parámetros de fácil comprensión, la potencia y la dosis.

La dosis comprende la cantidad de medicamento y la frecuencia o ritmo posológico.

Hahnemann se pregunta cuál sería el grado de exigüidad de la dosis:

                  Parágrafo 278- “el de cada caso Individual”

Parágrafo 277   ”…. Un medicamento cuyos síntomas propios estén  perfectamente en armonía con los de la enfermedad, deberá ser tanto más saludable cuanto mas se aproxime su dosis a la exigüidad  a que necesita reducirse para producir suavemente la curación.

Parágrafo 278-…Se trata ahora de saber cuál  es el grado  de exigüidad  que más conviene para dar a la vez el carácter de certeza y de suavidad a los efectos benéficos que se quiere producir, es decir, hasta que punto se debe disminuir las dosis del remedio homeopático en un caso dado de enfermedad para obtener la mejor curación.

“Para resolver este problema no sirven de nada las especulaciones teóricas, ni los razonamientos alambicados ni los sofismas especiosos, solo los experimentos puros, la observación cuidadosa de cada enfermo y la experiencia exacta pueden determinar esto en cada caso individual.”

¿Cómo empezar?

En ningún caso especifica de manera contundente, cual es la dinamización más baja por el que se debe iniciar el tratamiento.

En enfermedades agudas…1 glóbulo en seco (para enfermedades recientes y moderadas) o en diluciones cada tantas horas según gravedad.

Para enfermedades agudas y crónicas, comienza por dinamizaciones bajas y se van aumentando paulatinamente; la progresión de las potencias depende de la sensibilidad de cada paciente (parágrafo 248-nota 155)

Nota 132 del parágrafo 247
El mismo medicamento cuidadosamente elegido puede darse ahora diariamente y por meses, si fuese necesario de este modo, a saber: después que  los grados mas bajos de la potencia se han usado por una o dos semanas en el tratamiento de las enfermedades crónicas, se aumenta el grado de potencia hacia las más altas.

¿Hasta cuando?

Parágrafo 280: la dosis  de un medicamento que ha demostrado ser útil sin producir nuevos síntomas molestos, debe continuarse su empleo elevándolo gradualmente hasta el momento en que el paciente aliviado en general, comienza a sentir en forma moderada el retorno de uno o varios de los antiguos sufrimientos originales. Esto indica la curación próxima.                                                      

A continuación enumeramos lo que creemos son las ventajas de la escala LM sobre la centesimal, para ser consideradas por los presentes:

  • La relación desproporcionadamente grande  entre la medicina y el medio diluyente permite conseguir como ya vimos un poder mucho mayor.

  • Mayor suavidad. Acción más moderada. Como dice Hahnemann:  “ Por  medio de la dinamización cada vez mas alta, se modifica y sutiliza la acción del remedio”

  • La  agravación se reduce al grado de menor expresión dado que en la relación 1 en 50 mil la energía se libera más sutilmente y en contacto con la energía vital, da impulsos más suaves.(parágrafo 270)

  • Parágrafo 161: Limitar la agravación homeopática. Con el fin de “impedir” estas reacciones no deseadas de la fuerza vital…y dice, hablando de la 5ta edición, “….era todo lo que la experiencia me había justificado…ahora, todas estas dificultades se han resuelto por mi nuevo método.

  • Difiere el significado de agravación homeopática .En la escala centesimal indica un exceso de dosis que causa el efecto, en la escala LM indica que el paciente está casi o completamente curado.

  • Permite el uso repetido del medicamento por un tiempo prolongado,  igual que la escala centesimal.

  • El efecto primario es tan pequeño, que si uno se equivoca en la elección del remedio, el grado de afección es reparado sin dificultad por la energía vital. “En el caso de que la falibilidad humana lo induzca a emplear un medicamento inadecuado, la desventaja que de esto resulte será tan pequeña que el paciente la vencerá y reparará rápidamente por medio de su poder vital y con la pronta administración del remedio correctamente elegido conforme a la similitud de los síntomas y esto en la dosis mas pequeña (parágrafo 283).

  • Acelerar la curación: mejoría en tiempos más cortos (esto en relación al método plus, tanto en centesimal como en  LM).

Actualidad de la Escala LM:

De acuerdo a la información que hemos ido recabando sobre el uso actual de la escala pudimos observar en todos los casos la gran rigurosidad que existe en la preparación de los medicamentos, tanto en las farmacias como en los casos en que el médico prepara sus propias medicinas, como  en Ecuador dónde no hay preparaciones farmacéuticas de medicación homeopática. Siguiendo siempre los claros lineamientos que ofrece el maestro en la 6º Edición, con los cuales perfectamente puede uno preparar todas las sustancias medicamentosas sin excepción.

En cuanto al uso de las potencias en los tratamientos de las enfermedades agudas y crónicas el criterio de elección difiere según los distintos autores.

En Ecuador hemos visto que en general comienzan en todos los casos por las potencias más bajas, incluso la 1 LM para ir aumentando gradualmente de uno en uno, en algún caso de a dos o de a tres y de este modo ir elevando hasta observar una vez cumplido todo el proceso curativo la denominada agravación final.
La doctora Inmaculada Gonzalez-Carbajal García, de la ciudad de Oviedo en España, ha escrito un maravilloso libro, “Bases teóricas y aplicación práctica de las potencias LM”, en donde expone la conveniencia en algunos casos de comenzar por dinamizaciones altas directamente y de este modo producir cambios de modo rápido, cambios que tal vez al comenzar por dinamizaciones bajas van a tardar en aparecer. Acelerando de este modo el proceso y evitándole al paciente pérdidas de tiempo en medio de su sufrimiento crónico.
Inmaculada Gonzalez toma como parámetros importantes para la elección de la potencia y la dosis: la edad, la situación vital del paciente, el tiempo que cursa su enfermedad crónica, el plano de manifestación de la enfermedad, el grado de sensibilidad del paciente, la complejidad miasmática y el que se trate de una enfermedad aguda o crónica. También da una idea muy interesante que es que “quienes proponen iniciar un tratamiento homeopático con LM desde esquemas rígidos respecto a la potencia y la dosis están dejando a un lado la riqueza que ofrece tal diversidad de combinaciones, que la hace susceptible de adaptarse a casi todas las situaciones”

En nuestra corta pero riquísima experiencia con esta escala hemos ido comprobando permanentemente estas palabras de Inmaculada, ofrece un amplio espectro de posibilidades y en la medida en que uno está atento a todos los parámetros que enumerábamos anteriormente actúa de un modo suave, claramente curativo y sin provocar reacciones indeseadas en los pacientes.

Conclusiones

El motivo de esta investigación es animar a cada uno de nosotros a que la usemos, y certifiquemos su validez, y como pide Hahnemann, “no nos privemos de experimentar las grandes ventajas y beneficios de este modo de proceder (nota 138 al parágrafo 253)”.

 Cuando Hahnemann en sus últimos años  se dedico a desarrollar las potencias fue en búsqueda del ideal más elevado:

El de restablecer la salud de  manera suave, rápida y duradera, o quitar y destruir  toda la enfermedad por el camino mas corto, más seguro y menos perjudicial.”

“La verdad es eterna como la divinidad misma. Los hombres pueden desconocerla por mucho tiempo, pero por fin llega el momento en que cumpliéndose los decretos de la Providencia, sus rayos penetran la nube de las preocupaciones y esparcen sobre el género humano una claridad benéfica que nada en adelante es capaz de extinguir.”
Samuel Hahnemann, Introducción al Organon de la Medicina, 6º Edición.





1 comentarios:

Publicar un comentario